Consejos para nadar en el mar

Aunque  no sé si nadar en Cabo de Palos y La Manga es lo más recomendable estos días que Greenpeace nos ha llenado de banderas y puntos negros, creo que conviene recordar que nadar en el mar no es lo mismo que nadar en la piscina climatizada del gimnasio.

Atrib. No comercial - compartir igual

Autor: Coda Licencia: Atrib. No comercial - compartir igual

No quiero hacerme la lista ni pretendo presumir de nadar mejor que nadie, pero todos los veranos hay algún accidente que se hubiera podido evitar. Al contrario de lo que proclaman las autoridades y los periódicos oficiales, la gente no se ahoga por meterse al agua con olas, la mayoría de la gente se ahoga en días perfectos con el mar como un plato y muchas veces, no les cubre por encima del tobillo. ¿Las causas más habituales? El vinito, el caldero, el sedentarismo, un calambre, un golpe de calor…

Uno no puede coger y meterse en el agua así como ¡Viva la Pepa! y pretender darse la vuelta al cabo directamente, especialmente si llevas 11 meses en Madrid poniéndote ciego a cocidos, chorizos y vinitos. En realidad, para el agua, son aplicables los mismos principios que al protegerse del sol: prudencia, moderación y sentido común. Igual lo que digo es una perogrullada, pero yo voy a nadar todos los días y compensa.

  1. Permanece lo más cerca de la orilla que puedas: irse a “lo hondo” queda muy valiente, pero ¿Qué pasa si estás en mitad del mar y te encuentras con una mancha de medusas? ¿Y si te da un calambre? ¿Y un mareo?
  2. Nada dónde hagas pie o lo más cerca posible de la costa: está directamente relacionada con la anterior. Si nadas dónde haces pie y te da un calambre, te pones de pie, pegas un par de saltos y arreglado pero si estás a mitad de camino a las Islas Hormigas, estás jodido fastidiado.  Así que si nadas en la playa, pegadito y en paralelo, así si te pasa cualquier cosa, te pones de pie y en dos zancadas estás fuera del agua.  Si estás de calitas y roqueo, asegúrate de permanecer cerca de dónde puedas salir con cierta rapidez.
  3. No te fíes un pelo de la bandera: Estos de protección civil son de secano y sólo se fijan en las olas. Yo he visto espléndidas banderas verdes en días con un resacón de campeonato (resaca = marea que te empuja hacia mar abierto):
  4. Comprueba siempre la corriente: antes de ponerte a nadar, comprueba hacia dónde te lleva la corriente.  Toma cómo referencia un punto fijo en la playa (tu toalla o tu sombrilla) y déjate llevar un minuto, muchas veces verás que el mar te ha llevado 10 o 20 metros a la derecha o a la izquierda de tu punto de referencia (en calblanque pasa siempre).
    • Si la corriente te aleja de la orilla igual es el momento de plantearse dejar la natación para otro día.
    • Si el mar te lleva hacia la derecha de tu sombrilla, empieza a nadar hacia la izquierda.
    • Si el agua te lleva hacia la izquierda de tu toalla, empieza a nadar hacia la derecha.
  5. No nades contracorriente: Cabo de Palos como su nombre indica es un Cabo (vaya perogrullada) y por tanto hay corrientes y algunas bastante fuertes.  Si hay corriente lo mejor es no meterse pero si te pilla, agobiarse empeora las cosas, no hay que nadar directamente en contra (te agotas y no avanzas un metro), hay que  tratar de acercarse a la orilla más cercana nadando en diagonal respecto a la dirección de la corriente, en paralelo a la playa.
  6. Protégete del sol: El agua actúa como una lupa. La espalda también. Hay una protección solar (factor 25) que protege de las medusas.
  7. Utiliza gafas: Esta es opcional pero ayudan a saber por dónde vas y con suerte te permiten ver las medusas antes de que se te pongan por peluca. Un tubo también está bien, así vas mirando el paisaje y está la cosa más agradable.
  8. No entres al agua de golpe: anda un poco antes, estírate bien, si no estiras te puede dar un calambre y en el agua no es agradable.
  9. Avisa siempre a alguien de que sales a nadar: es mejor nadar acompañado pero si nadas solo, procura que siempre haya alguien que sepa que estás en el agua.

La Dirección General de Protección Civil recomienda:

BAÑOS EN RÍOS, PLAYAS Y PANTANOS:

  • Cuidado con el sol. Tómelo con precaución los primeros días.
  • No entre súbitamente en el agua si ha tomado el sol. Mójese la nuca y las muñecas y entre lentamente.
  • Procure bañarse en zonas vigiladas observando las condiciones de la playa, oleaje y corrientes.
  • Si no sabe nadar no se aleje de la orilla.
  • No se tire al agua en lugares de fondo desconocido ya que puede haber poco fondo o ser rocoso.
  • Procure no adentrarse en el mar nadando si va solo.
  • Si se siente arrastrado por una corriente permanezca tranquilo y no intente nadar contra la misma. Nade paralelamente a la playa y una vez fuera de la corriente nade directamente hacia la orilla. Haga señales de auxilio si no puede salir de la corriente.

Retrase el baño o no se bañe:

  • Si ha comido o bebido en exceso.
  • Si ha hecho ejercicio y está fatigado.
  • Si no se encuentra bien.
  • Si hay tormenta, especialmente si va acompañada de aparato eléctrico.

Salga del agua inmediatamente:

  • Si tiene escalofríos persistentes.
  • Si nota sensación de fatiga.
  • Si siente picores en el vientre o brazos.
  • Si tiene vértigo o zumbido en los oídos.
  • Si nota malestar o no se encuentra bien.
Anuncios

~ por tomatoma en julio 23, 2008.

3 comentarios to “Consejos para nadar en el mar”

  1. Y cuando con olas hermosas nos metemos a jugar con ellas… Intentar subirnos en la cresta de la ola y llegar a la orilla empujados por la fuerza del mar… Muy divertido, pero el año pasado en Percheles (Mazarrón) casi me ahogo de las vueltas que me dio una ola. Lo “gracioso” fue que al amigo que me rescató el agua le llegaba por las rodillas. Tal era la desorientación que tenía que no sabía dónde estaba el fondo. ¡Y lo tenía justo debajo!. Tremendo. No se le olvidará jamás que vió el miedo en mis ojos.
    Be water my friend!.

  2. Yo creo que el principal problema de la gente es el punto 5. La gente se pone muy nerviosa cuando ven que por más que intentan llegar a la orilla la corriente no les deja e insisten, hasta que se quedan sin fuerzas.
    Lo peor que se puede hacer en el mar (y en cualquier otra situacion supongo) es ponerse nervios@. Relax y a disfrutar del gran azul…

  3. Creo que cuando hay corriente y te pilla lejos, lo mejor es hacerte el muerto y dejarte llevar hasta consequir llegar a algun sitio, pero de todas formas leido lo leido si yo no controlase un poquito de la cosa de el mar, no me metia en el agua ni loca, agravandose la cosa con el tema de las medusas………
    Pero desde luego todo son consejos ciertos y a tomar muy en cuenta. Besitos y !buen baño!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: