El mejor momento del día

Me encanta madrugar y salir a pasear con mi perro poco después de amanecer, a las 7 y media u ocho de la mañana; el viento se calma y el mar se convierte en un espejo en el que se reflejan los edificios, las islas y hasta las nubes. Es un momento mágico. Es cómo si el mundo estuviera conteniendo la respiración.

Reflejos

Lo ideal es terminar el paseo con un buen desayuno mientras lees el periódico. Es curioso la cantidad de gente que estamos enganchados al ritual del paseo-periódico-desayuno. Llevo haciéndolo 20 años y me sigo encontrando las mismas caras, parece ser que lo de ser madrugador es una costumbre que te acompaña a lo largo de toda tu vida.

Para los no madrugadores, está la opción de alargar un poco la noche y quedarse a ver amanecer. Merece la pena

Amanece II

Lo bueno de la versión mañanera es que lo puedes hacer mucho más a menudo y cada día es diferente. La humedad, el viento, la época de año… todo influye en la luz y el color para que cada día sea distinto.

Caravaning

Anuncios

~ por tomatoma en noviembre 20, 2006.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: